Las mejores Ofertas para esta temporada

Templo del Condor en Machupicchu

El cóndor fue una deidad muy importante del mundo sacralizado y mágico de los Incas, era el ser que podía llevar las almas desde la tierra hasta el infinito, donde se encontrarían con el dios sol, en sus mitos y representaciones está siempre presente.

La zona está delimita por escaleras y muros, su acceso es controlado por una puerta de doble jamba, que marca la jerarquía y las actividades que ocurrían en esta zona ubicada en una esquina, presenta una gran variedad de ambientes cerrados y abiertos, con uno y dos niveles.

El elemento central distribuidor es un patio, que tiene como punto principal, la representación del cóndor en medio de una floración triangular, en el centro de éste se ha tallado la cabeza, pico y ojos, así como el collar que tiene en el cuello el cóndor real, las alas tienen una representación muy clara, así como el cuerpo que se proyecta hacia el interior de una caverna, el mismo que puede ser atravesado y que conduce a la parte superior del cóndor, que representa el lomo de la citada ave en una transición simbólica de la vida a la muerte, al ser llevado en alas del cóndor hacia el dios sol, en la caverna subterránea (el cuerpo) se encontraron ofrendas, cerámica y restos óseos de camélidos, que confirman la calidad de "centro ceremonial".

La escultura Inca ha sido poco estudiada dentro de las artes plásticas del imperio Inca, hecho injusto, se ha pasado por alto la rara tendencia a la abstracción de los escultores, estos artistas buscaron la belleza no solo en la reproducción o el calco de lo real, sino en la suprema audacia imaginativa, a veces con puras abstracciones lineales, terriblemente hermosas; pero a la vez de asombrosa apariencia moderna, fabulosamente estilizados, cual obra de algún artista contemporáneo, cuyo funcionalismo aún no ha sido descifrado. Uno se pregunta sobre el genio de los antiguos peruanos, arquitectos y escultores que hicieron de la piedra lo que quisieron, son escasos los conocimientos sobre los valores estéticos de aquellos fabulosos artistas cusqueños que fueron los primeros en la abstracción artística y estética.

En el Templo del Cóndor, se tiene esa conjunción de la escultura que se hace arquitectura o se hace parte de ella, no la adorna, son una sola expresión, así lo sentimos en el Templo del Cóndor, donde se utilizó la caverna, se perfiló en muros, se labró los afloramientos pétreos, fusionando la naturaleza con la obra del hombre. Las alas se encuentran representadas por dos afloramientos que parecen estar suspendidos solo en sus extremos, por lo que da la apariencia de estar en el aire y que semejan las alas de un cóndor en pleno vuelo.

Esta representación nos lleva a pensar del porqué, los Incas, conocedores de técnicas tan elaboradas de trabajo en piedra, no realizaron esculturas con representaciones más artísticas y realistas de la imagen de los dioses tutelares como el cóndor, la culebra o los cerros; la explicación natural, es porque en todas sus obras muestran respeto por la "Pachamama" o madre tierra, a la que se integran con gran destreza, adecuando sus formas, alterando lo menos posible al propósito y forma de sus deidades; seguramente, el mayor homenaje a ellos, es no trasformar las formas de sus dioses que la naturaleza ofreció a los Incas.

En el lomo del cóndor se halla un ambiente semi circular, donde hay tres gran­des hornacinas, en medio de cada una de ellas, hay otra más pequeña, en los costados se puede observar perforaciones que servían para sujetar a las momias, que se colocaban en estas grandes hornacinas, estos orificios han sugerido también el uso de ataduras en las muñecas para prisioneros, hecho poco probable, pues tendrían que fracturarles los brazos para poder pasar por estos orificios.

En un nivel superior y a espaldas del cóndor, le rodean nueve hornacinas trapezoides, en un muro que colinda con una de las terrazas de la plaza, cada una con suficiente espacio, como para que un hombre pueda que dé pie, con una mirilla hacia la plaza y al Templo de la Trilogía, posiblemente aquí se mantenían las momias con cara hacia la plaza, simbólicamente participando del quehacer diario de la ciudad. La calidad arquitectónica de todo el Templo del Cóndor y su ubicación dentro de la ciudad, nos confirma que tenía una función ceremonial. La distribución de los espacios está hábilmente concebida en función de la roca, que representa al cóndor que estaba, rodeado de todas las momias de los antepasados que fueron transportados por éste al dios sol.

Completa el conjunto un ambiente de dos pisos que se encuentra frente al cóndor, tiene dos puertas de entrada, el segundo nivel está a nivel con el patio del cóndor y por asociación de funciones debió haber servido como vivienda del sacerdote, encargado de la adoración del dios cóndor. Se baja al primer nivel por una escalera que comunica a otras habitaciones. En un ambiente continuo a éste se encontraron cuyeras para la crianza de animalitos (conejillos de indias), también presenta rocas con hollín que muestran que fue una cocina ; otras escaleras conducen a un andén inferior. Esta zona cuenta también con servicio de agua particular, caso raro en Machupicchu, que le da categoría expectante a los usuarios de esta zona.

Las mejores Ofertas para esta temporada
Copyright © RAP Travel Perú. Todos los derechos reservados. RAP Travel Perú no se responsabiliza de los contenidos compartidos por o desde otros sitios.
Diseñado, desarrollado y potencializado por Skynet Cusco. Más información en: www.skynetcusco.com