Los Antiguos Tumbesinos

De acuerdo con las cronologías y testimonios escritos de los siglos XVI y XVII, la costa del extremo norte estaba poblada desde mucho antes de la llegada de los conquistadores . En la época preincaica existían en esta zona grandes asentamientos humanos, cuya actividades principales eran la pesca, la caza, la agricultura y el comercio; el más importante correspondía al grupo cultural de los "TUMPIS", cuya población se presume alcanzó los 150 mil habitantes. Se afirma que estos primitivos pobladores tuvieron una relación muy especial con los manglares de la zona, de los cuales extraían diversos recursos; particularmente, las conchas de variedad BIVALBAS PONDYLUS, cuyas valvas- de gran tamaño y tonalidades rojizas - se usaban para la confección de los mullos (ofrendas a las huacas). Una leyenda la fundación de Tumbes Quitombe, hijo de un cacique llamado Tumbi.

Como todos los de la región septentrional peruana, estos territorios fueron incorporados posteriormente al señorio del gran Chimú, el cual pasó a formar parte del Chinchaysuyo en el siglo XVI, durante el reinado de Túpac Inca Yupanqui. Tumbes tuvo un papel muy importante en el Tahuantinsuyo, y Huayna Capac lo convirtió en un gran centro de operaciones militares, disponiendo la construcción de caminos, viviendas, palacios y templos, muchos de cuyos vestigios son todavía apreciables. Igualmente se establecieron talleres donde se confeccionaban finos tejidos y objetos de metales preciosos, que luego eran trasladados a los lugares más distantes mediante embarcaiones de vela para su comercialización. Establecido el dominio del Cuzco sobre la región, llegaron las primeras expediciones conquistadoras, de las cuales quedan testimonios escritos como los del piloto Bartolome Ruiz, o crónicas, como las de Pedro de Candia, que relata que las paredes de los edificios Públicos "estaban aforradas con tablones de oro", aunque probablemente haya exagerado.

Existen también referencias a las naves que empleaban los antiguos tumbesinos, así como los artículos que transportaban en ellas. Garcilaso refiere que los tumbesinos "eran la gente más regalada y viciosa que toda las demás que por la costa de la mar hasta allí havia conquistado los incas ..."; que "traía esta nación por divisa, en la cabeza, un tocado como guirnalda, que le llama pillu"; y que "adoraban tigres y leones, sacrificaban los corazones de hombre y sangre humana". Quedan algunas huellas de este imperio en las inmediaciones del lugar donde Pizarro desembarcó, como el complejo arqueológico llamado Cabeza De Vaca, del cual lamentablemente solo perdura una pequeña huaca, bautizada pintorescamente con el nombre de Cavacotupe, unión de diversasabreviaturas.

Nuestros paquetes turísticos

Acreditados por:

Prom Peru Dir Cetur

Asegurados por:

GeoTrust

Buscanos en:

TripAdvisor
RAP Travel. Todos los derechos reservados. Desarrollado por skynet Cusco. Más información en: www.skynetcusco.com